Creo que sufres de Rhinotillexomania

La Salud Mental de la gente no deja de procuparnos, se ha descubierto un nueva conducta que puede ser patológica llamada Rhinotillexomania. ¿A que acojona con ese nombre?

No es mortal, o sea que mantened la calma, y ha sido objeto de estudio por otra de esas eminencias que nos deja la ciencia y cuyo nombre perdurará para siempre.

La Rhinotillexomania consiste, como su propio nombre indica, en hurgarse la nariz. El Dr. Srihari del Instituto Nacional de Salud Mental y Neurociencias (NIMHANS) de Bangalore, realizó su tesis doctoral sobre este interesante fenómeno y, para ello, condujo un estudio entre 200 adolescentes que accedieron voluntariamente a convertirse en “conejillos de indio”.

Los datos obtenidos

– Casi la mayoría de los encuestados admitieron hurgarse la nariz.

– La frecuencia media de los “hurgamientos nasales” es de 4 veces al día.

Debe de ser una vez antes de cada comida

– Pero hay un casi 8% que lo hacen más de 20 veces al día.

Su nombre técnico es naso-dependientes, su nombre común es guarros

– También se ha descubierto que algunos se comen lo que encuentran.

Técnicamente, se llama degustación de naso-excreciones.

– Como era de predecir la mayoría usa los dedos

Yo quiero aportar aquí un dato concreto, para más señas es el dedo índice el usado, aunque no tengo todavía un estudio que lo avale

– Un 6.5% usa … pinzas !!!

Esto me desconcierta, porque no es para sacarse los pelos de la nariz, que por otro lado duele de narices. El hurgamiento pinzal es un campo por explorar para los interesados.

– Un 4.5% usa lápices.

Una fuente (que no puedo desvelar) me ha dicho que los viciados usan lápices verdes o amarillos, para disimular los residuos que pasan a impregnar el objeto.

– El 17% de los hurga-napias considera que este comportamiento es un problema para ellos.

Yo añadiría que también para su entorno.

– En algunos casos está asociado a otros hábitos somáticos como morderse las uñas, rascarse en una parte específica (¿es necesario especificar?) o tirarse de los pelos. Tres o más de estos hábitos se presentan en un 14.2% de los encuestados, que además son hombres.

CONCLUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN DEL DR. SRIHARI

– Es común que los adolescentes se hurgen la nariz.
– A menudo está asociado a otros hábitos (yo investigaría el de rascarse los huevos).
– Estos hurgamientos nasales deberían ser estudiados en profundidad desde el punto epidemiológico y nosológico (que no nasológico).

No sólo el Dr. Shidari se tomó muy en serio el problema de la Rhinotillexomania. Hay estudios precedentes como el de Jefferson y Thompson titulado “Rhinotillexomania: psychiatric disorder or habit?” en el que se preguntaban si es un desorden psquiátrico o sólo un hábito gurrindongui.

Hicieron, como era de prever, un estudio, esta vez le tocó a 1.000 inocentes habitantes de Dane County, Wisconsin, adultos, a los que enviaron por correo ” The Rhinotillexomania Questionnaire”. Respondieron 254.

No me extraña, a mí me mandan eso y no pensaría nada bueno. La culpa es de los documentales de La Dos sobre rinocerontes.

RESULTADOS

– El 91% eran naso-hurgadores habituales.

– El 75% se escuda en el “hey, bueno, casi todo el mundo lo hace, qué pasa”.

– Sin embargo, hay un 1.2% que ya es vicio, porque lo hace al menos cada media hora.

– Además para un 0.8% ( o sea, dos personas) este hábito le causa interferencias en su día a día.

Lavar los platos con dedo en la nariz se me antoja harto difícil, dar la mano a los amigos y vecinos puede ser embarazoso, así como el someterse a entrevistas de trabajo.

– Otros dos sujetos afirman que pasan entre 15 y 30 minutos diarios y entre 1 y dos horas respectivamente, en esta labor.

– Otros dos confiesan que el haberse perforado el tabique nasal fue “una complicación”.

Hábitos asociados

– Un 18% se muerde las uñas

¿Antes o después del hurgamiento?
¿También del dedo hurgatorio?

– Un 25% da un paso más y se arranca los pellejines de las cutículas.

¿Para aprovechar los restos?

– Un 20% también lo acompaña de rascamientos

Justamente de esas partes que estáis pensando

– Y también hay un 6% que se arranca los pelos (éste por cierto es otro trastorno del que hablaré otro día)

CONCLUSIONES

– El hurgamiento nasal parece que también es una práctica casi universal entre los adultos.

Nos ha jodido, párate en un semáforo y mira a tu alrededor.

– El hurgamiento nasal universal no se puede considerar patológico.

Te he oído respirar aliviado/a

– Ahora bien, cuidadín, cuidadín, que en algunos casos se podría hablar de un auténtico “trastorno de rhinotillexomania” y ya son mayorcitos para estas cosas.

Eso va por los que acabaron perforándose el tabique nasal y con los dedos también jodidos.

Deja un comentario