Archivo de la categoría: Historias

Diferencias entre mujeres y hombres

Verdades como templos

Todavía hay gente que tiene sus dudas sobre el hecho palpable de que la cabeza de las mujeres es mil veces más maquiavélica que la de los hombres, mucho más bastos y simples a la hora de las relaciones sociales con los amigos. En las líneas que siguen tenemos la demostración palpable de este hecho inapelable.

 

SE ENCUENTRAN DOS MUJERES POR LA CALLE

-María!! Qué tal?No te había conocido… con ese peinado tan maravilloso que te has puesto…

– Ay, Laurita. Vengo de la pelu ahora mismo. Es que Adolfo es un artista.

– Oye… eso son mechas o es rubio natural?

– Son mechas, boba.

– Pues estás divina. Se te va a comer tu marido en cuanto te vea,que tiene una mujer que no se la merece.

– No seas tonta,que tú sí que estás guapísima. Hija, es que siempre has tenido una clase… Oye! Pero qué bolso más divino! Te lo ha regalado tu Julián?

– Que va! Ése ya no me regala nada. Todo el día viendo el fútbol y tomando cerveza con los amigotes…

– Ah, pues eso sí que no puede ser. Ya le estás diciendo que o te mima más o te vas con algún jovencito del trabajo, que deben de estar partiéndose la cara por ti.

-Ay, que cosas dices. Bueno, mi amor, que a ver si nos vemos, y salimos de compras y a tomar café que nos tenemos que contar muchas cositas…

-Pues claro, cielo. Te llamo la semana que viene sin falta.

– Bueno, preciosa. No te digo que te cuides porque como te cuides más nos vas a dejar a todas a la altura del betún, que estás divina.

Se dan dos besos y un abrazo y se separan.

PENSAMIENTO DE LA PRIMERA MUJER:

Anda, que lo que se ha hecho en el pelo, la hija de la gran puta…Menudo adefesio. Yo no sé cómo su marido sigue casado con ella, con lo bueno que está. Me cago en su puta madre… las hay que nacen con suerte. Y hay que ver cómo apesta a perfume barato la muy zorra. Ésta no consigue que la violen ni en Alcalá Meco. Siempre ha sido un callo, y además vulgar, que es lo que más me jode.

PENSAMIENTO DE LA SEGUNDA MUJER:

Mira que es mala suerte tener que encontrarme al zorrón éste, con lo mal que me cae. Y se ha superado, la cabrona. Está más fea que nunca. Y menudo bolso. Y menudos zapatos y menudo todo. A saber en qué mercadillo se compra la ropa, la hija de puta, que se cree que tiene veinte años y va haciendo el ridículo por la calle, la muy perra.

 

EN LA OTRA PUNTA DE LA CIUDAD SE ENCUENTRAN DOS HOMBRES

Coño! Pero si es el tontolculo del Mariano.

– Qué pasa, gilipollas?

– Pues nada, lo de siempre, que cada vez te veo más calvo. Por qué no te compras un peluquín de una puta vez, y dejas de ir dando el cante por la calle con la calva esa, que parece una pista de aterrizaje para ovnis?

– Porque prefiero raparle el coño a tu puta madre, que con los pelánganos que tiene me voy a hacer una peluca que voy a parecer una estrella del rock. Lo malo es el olor, que no veas si le canta la chirla a la hija de puta.

– Ya ves. Como a tu mujer, que cada vez que me la follo me tengo que restregar la polla con Ajax pino.

– Pues te durarán un huevo los botes, porque tu parienta me ha dicho que tienes menos rabo que el hermano pequeno de David el Gnomo.

– Mi parienta no tiene ni puta idea de nada, cabronazo. No ves que fue novia tuya hasta que la metí el pollazo?

– Y menudo favor me hiciste, capullo, que con lo zorra que es… En el instituto se la tiraron hasta los del equipo de ajedrez.

– Bueno, idiota, que me piro. Te veo otro día.

– No si yo te veo antes, mamón. Ala, que te jodan.

– Y tú que lo veas, gilipollas. Se dan un golpecito en el hombro y se separan.

PENSAMIENTO DEL PRIMER HOMBRE:

Joder, cuánto tiempo sin ver al Mariano. Que tío más de puta madre. Y está echo un chaval, el jodío. A ver si le llamo la semana que viene, hombre, que me jode un huevo perder el contacto con tíos como este.

PENSAMIENTO DEL SEGUNDO HOMBRE:

Mira que es majete el cabrón del Antonio. Me descojono con él. Si no fuera con prisa me lo había llevado de cañas. El martes o el miércoles le llamo, y llamo también al Paco, que hace que no nos juntamos, y nos pasamos una tarde de puta madre los tres.

 

Las mentiras universales más conocidas

1. Este año me pongo a estudiar desde el principio de curso.

2. No te va a doler.

3. Un momento y nos vamos.

4. Justo te iba a llamar ahora.

5. Por mi madre que nunca más vuelvo a beber.

6. ¿YO?… ¿Con esa?… ¡NUNCA! ¡NI BORRACHO!

7. El profesor me tiene manía.

8. Perdimos por el árbitro.

9. Pasé el semáforo cuando aún estaba en ámbar.

10. Ponlo tú que mañana te lo pago.

11. El día 1 dejo de fumar.

12. Se me perdió tu teléfono.

13. Justo estaba pensando en ti.

14. Sólo somos amigos.

15. Se cayó solo y se rompió.

16. ¡Pero si esta vez había estudiado!

17. Me gustaste desde la primera vez que te vi.

18. ¡Te queda muy bien, te hace más delgada!

19. Te juro que no se lo voy a contar a nadie.

20. El lunes empiezo la dieta.

21. Sí, choqué, pero la culpa la tuvo el otro.

22. ¿Es verdad que Playboy tiene una pagina web?

23. Te estuve llamando, pero comunicaba todo el rato.

24. Siempre te voy a querer… sabes que jamás te olvidaré.

25. Te llamo en cinco minutos, que ahora estoy en una reunión.

26. A uno de mi pueblo también le pasó.

27. Vomité porque me debió sentar mal algo que comí, mama.

28. La puntita nada más, mi amor.

29. Tengo los ojos rojos porque me molestan las lentillas.

30. No oí cuando sonó el móvil.

31. Hola, ¿mamá? Estooo… que me quedo a dormir en casa de un/a amigo/a.

32. Mañana te traigo tus CD’s…

33. Dame tiempo… tengo que aclarar mis ideas.

34. Se me perdió tu correo… a ver, dámelo otra vez.

35. Vete tranquilo, que yo cuido a tu chica.

36. A tu novio no le veo como a un tío, sino como a un hermano.

37. Mi ex y yo ahora nos llevamos mucho mejor.

38. Sólo tengo ojos para ti, cariño.

39. Aunque lo hemos dejado quiero que sigamos siendo amigos.

40. ¡Tío, cuanto tiempo sin vernos! A ver si te llamo y quedamos un día de estos tranquilamente…

41. A partir de mañana empiezo a hacer deporte.

 

 

Y, por supuesto… CHUPA, CHUPA, QUE YO TE AVISO……

 

Informe especial sobre Heidi

INFORME ESPECIAL: Heidi fumaba porros

Analicemos la bonita melodía de esta entrañable serie:

‘Abuelito, dime tú, qué sonidos son los que oigo yo’.

Bien. Heidi es un personaje supuestamente joven, mientras que su Abuelito es, consecuentemente,mayor.

El que Heidi pida información a su Abuelito sobre los sonidos que  oye,  o  que ‘casi oye’, puede indicar, básicamente, dos  circunstancias: Heidi padecía una enfermedad congénita del oído, que la hacía  incluso  más  sorda que su anciano antecesor.  El estado de Heidi estaba, de alguna forma, alterado.

‘ Abuelito, dime tú, porqué en una nube voy’.

Ajá!. Esta segunda frase de la canción confirma uno y sólo uno de los puntos anteriores. En efecto, se confirma que el estado mental de Heidi está de algún modo alterado: está ‘en las nubes’, está ‘volando’.

‘Dime porqué huele el aire así’.

Nuestro argumento cobra cada vez más fuerza. El aire tiene un olor especial, raro, como si flotara algún tipo de humo en el ambiente.

‘Dime porqué yo soy tan feliz’.

Un argumento más a nuestro favor. El estado de euforia injustificada de nuestra protagonista es evidente. Y por fin:

‘Abuelito, nunca yo de tí me alejaré’.

Por último, la pequeña descarriada afirma que le es imposible alejarse de su proveedor habitual.

CONCLUSIONES:

1. Heidi tiene su estado de conciencia alterado de algún modo.

2. El aire huele raro.

3. Siente una felicidad absurda.

4. Manifiesta una dependencia extraña de otro personaje.

Luego, lo que ocurre es que nuestro desdichado(¿por qué?) personaje estaba todo el día dándole al porrete, como cierto cantante de reggae fallecido.  Lo que lleva a otro posible estudio que comienza con una  inquietante pregunta, a saber:

¿ERA HEIDI BOB MARLEY CON PELUCA?

En la próxima entrega analizaremos el reencuentro de Pedro y  Heidi en una estación de tren.