Leyendas

En 1996 la empresa Taco Bell anuncio que había comprado la Campana de la libertad para “reducir la deuda nacional”, y que le cambiaria el nombre por “la campana del taco de la libertad”. Cientos de ciudadanos indignados llamaron al Parque Histórico Nacional en Filadelfia, donde se encuentra la campana, para expresar su ira. Los ánimos se calmaron cuando Taco Bell revelo horas después que todo era una broma.

Se le preguntó al secretario de prensa Mike McCurry acerca de la venta y este, pensando y mirando hacia el suelo, respondió que el monumento a Lincoln también había sido vendido.

Ahora se le conocía como el Ford Mercury Lincoln Memorial.

Deja un comentario